Tipos de materiales

Ya hemos hablado en otra ocasión sobre la historia de la joyería, y de la importancia que ha ido cobrando estos objetos en cada una de las épocas de nuestra existencia y la que tiene hoy en día para cada uno de nosotros. Y sobre todo, lo que nos gusta crear nuestros propios complementos.

Hoy vamos a explicar algunos de los materiales que podemos usar para poder crear nuestras propias joyas.

Ya hemos hablado también de como ha ido evolucionado junto con la evolución del ser humano, no solo el significado de estos objetos ornamentales, sino, también los materiales y las técnicas usadas.

Hoy en día podemos distinguir entre joyas no metálicas, que son piedras preciosas, tratadas mediante el tallado de alta calidad y precisión por grandes expertos de la joyería. Y las joyas metálicas, hechas éstas con metales preciosos como el oro, la plata, o el platino.

La calidad se mide en quilates en el caso del oro, y en cuanto a la plata, su pureza es de ley, siendo una proporción de 925/1000.

Tradicionalmente, se usaban piedras preciosas, combinadas con metales preciosos en estado puro o en forma de aleación.

En la joyería moderna podemos encontrar todos estos materiales:

  • Oro: éste es un material de transición blando, brillante, amarillo, pesado, maleable y dúctil. No reacciona con la mayoría de productos químicos, pero es sensible y soluble al cianuro, al mercurio, al agua regia, al cloro y a la lejía.

Normalmente se encuentra en estado puro.

  • Platino: Metal de transición blanco grisáceo, precioso, pesado, maleable y dúctil.

Es resistente a la corrosión y se encuentra en distintos minerales, frecuentemente              junto con el níquel (metal de transición de color blanco con un ligero tono amarillo,          conductor de la electricidad y del calor, muy dúctil y maleable, se puede laminar,                pulir y forjar fácilmente) y cobre (metal de transición de color cobrizo y brillo                      metálico. Es uno de los mejores conductores de electricidad después de la plata)

  • Titanio: metal de transición de color gris, baja densidad y gran dureza.

Es muy resistente a la corrosión por agua del mar regia y cloro.

  • Plata: Metal de transición blanco, brillante, blando, dúctil y maleable.

Se encuentra en la naturaleza formando parte de distintos minerales o como plata              libre.

Es muy dúctil y maleable, algo más duro que el oro y presenta un brillo blanco,                   metálico susceptible al pulimento.

  • Acero inoxidable: Aleación de acero.

Acero de elevada resistencia a la corrosión

  • Vidrio: Material inorgánico, duro, frágil, transparente y amorfo.

Se encuentra en la naturaleza, aunque también puede ser producido por las manos            del hombre.

  • Madera: material ortótropo con distinta elasticidad.
  • Conchas, hueso, marfil.
  • Arcilla: Roca sedimentaria constituida por agregados de solizatos de aluminio hidratados.

Presenta diversas coloraciones.

  • Polímeros moldeables:
  • Plásticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *